Antonio García y Alfonso Alcaide.

Foto: Ser Andalucía centro

Objetivo conseguido en Fernán Núñez y Montemayor. La causa común abanderada por ambos ayuntamientos, gobernados por Izquierda Unida, finaliza con el propósito perseguido y las trabajadoras de la ayuda a domicilio, de ambas localidades, acceden a un aumento salarial del 6,5%.

Este incremento en el salario adquiere un efecto retroactivo desde el pasado 1 de marzo. Ambos alcaldes anunciaron en Hoy por Hoy Andalucía Centro que se negaban a aplicar la elevación, en un 13%, del precio por hora de este servicio esencial, acordado por la Junta, mientras la concesionaria, la misma empresa en ambas localidades, no asegurase que esta subida económica favorecería, en una parte equitativa, a las empleadas.


Finalmente, la adjudicataria, ADL; la administración concursal que fiscaliza sus recursos económicos y ambos ayuntamientos han suscrito respectivos documentos que garantizan una mejora del sueldo de 0,75 euros, brutos, por hora.

En una nómina a jornada completa, cada mes, las auxiliares del servicio de ayuda a domicilio, percibirán 65 euros más.

Alfonso Alcaide, alcalde de Fernán Núñez, manifiesta que “no entiendo la política sin poner por delante los derechos de los trabajadores” y agrega que “eso es lo que hemos hecho, defender los derechos de las trabajadoras, de un servicio esencial, de un servicio que ha estado durante toda esta pandemia haciendo un trabajo excepcional, y ahora no podía ser que no se vieran beneficiadas de ese aumento”.

En la misma línea, Antonio García, alcalde de Montemayor, indica que las trabajadoras se sienten “contentas de que los alcaldes de los dos pueblos hayamos peleado por ellas” y “en su nombre se haya exigido, esa subida salarial que, por otra parte, no sé si habrá ya pueblos ya que lo habrán hecho efectivo, creo que somos pioneros, de los primeros”.

Finalmente, expresa su gratitud “a la Cadena SER porque desde el primer momento se hizo eco de nuestras reivindicaciones y ha sido también de ayuda”.

Los alcaldes ponderan la positiva predisposición tanto de la concesionaria del servicio como del administrador concursal y apuntan Alcaide y García que, en ningún momento, entendían ni admitían que, tras largos años de reivindicaciones de las plantillas de la ayuda a domicilio, un incremento del importe del servicio no reportase beneficios salariales.

Comentarios  Ir a formulario